¿QUE HAY EN JUEGO?

Es bien sabido que somos una generación condenada a una era cruel, a una precarización que nos impide vislumbrar otra cosa que un futuro negro. En ese contexto de impotencia y resignación, una serie de empresas privadas han encontrado una enésima forma de hacer negocio a costa de una juventud que no ve salida a su situación: las casas de apuestas.

Orokorra eus.jpg

Según una reciente investigación, sabemos que 1 de cada 3 jóvenes de Euskal Herria apuesta con regularidad. Asimismo, el 66% de los consumidores de estas prácticas tienen menos de 35 años, un dato muy a tener en cuenta. El 15% de quienes juegan sufre un grave peligro de convertirse en ludópata.

Si buscamos estadísticas más generales, vemos que en 2017 se jugaron más de 340 millones de euros en apuestas en EAE, un 10’5% más que el año anterior y un 113% más que en 2012. Vemos que este crecimiento fue similar en Navarra, donde en sólo 5 años se ha pasado de jugar 25 a 75 millones de euros, una subida del 150%. En ese mismo tiempo el aumento de los locales para apuestas ha aumentado un 38%, habiendo sólo en la CAV 206 centros de este tipo.

No obstante, la vulnerabilidad de la juventud a esta lacra no es casualidad. La publicidad en medios de comunicación y equipos deportivos, el crecimiento exponencial de la presencia de estas casas de apuestas ha contribuido a normalizar y blanquear la reputación de estas casas de apuestas. Hoy, la Real Sociedad es el único equipo de la Liga BBVA libre de patrocinios de esta índole.

Nos roban en el trabajo y nos roban en el juego. El capitalismo opera sangrándonos en el trabajo y persuadiéndonos fuera de él para consumir, para que gastemos el dinero que no han conseguido robarnos con plusvalía en cosas que no necesitamos, en este caso, apostando. En un momento de precariedad y pobreza alarmantes, escasa conciencia de clase y grandes dificultades para la organización, las salidas individuales a la crisis se presentan como una opción desesperada, o incluso como un entretenimiento inofensivo y emocionante.

Desde la sociedad civil y las instituciones, hemos de encontrar herramientas para la desaparición de las casas de apuestas de nuestros barrios y equipos deportivos. Consideramos como tareas urgentes las siguientes:

a) Prohibición de la publicidad de las apuestas deportivas, como ya se ha comenzado a plantear en Italia.
b) Acabar con las facilidades que se otorgan directa o tácitamente a menores de edad para apostar, tomando por ejemplo los métodos de control de las máquinas de tabaco.
c) Tratar la ludopatía como una enfermedad y no como un entretenimiento, haciendo hincapié en la necesidad de profundizar en las medidas que ha tomado Navarra al respecto.

Las casas de apuestas proliferan en nuestras calles y su publicidad nos bombardea a todas horas. Ya toca que nos organicemos para mostrar nuestro rechazo. Ya está bien de mirar hacia otro lado y seguir considerando una sana diversión a lo que no es más que una trampa, una asquerosa forma de hacer negocio a costa de condenar a los y las jóvenes de barrios obreros a la ludopatía.

#ApustuEtxeakKanpora

Orokorra eus.jpg

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s